¿Cuáles son los errores más comunes de los emprendedores?

Si te has propuesto crear un nuevo negocio y emprender este año, es preciso que conozcas no solo los casos de éxito sino también los errores más comunes que cometen los emprendedores para evitarlos y que tu empresa comience con buen pie.

Hay varias preguntas y cuestiones que te debes plantear antes de lanzarte a crear un proyecto emprendedor, por eso te detallamos los errores más comunes que suelen cometer los emprendedores.

No conocer a su cliente ideal

Conocer a tu cliente ideal no supone solo pensar en personas con unos determinados intereses, sino que debes saber todo sobre tus potenciales clientes: edad, nivel de estudios, lugar de residencia, intereses, si están solteros o casados y en qué trabajan, entre otros muchos aspectos.

Perder tiempo en el desarrollo sin testear el producto o servicio

No tiene sentido que inviertas meses o incluso años en el desarrollo de un producto o servicio sin testear si realmente cubre una necesidad de tus potenciales clientes. Hazte preguntas: ¿Qué necesitan tus clientes? ¿Cómo puedes cubrir esa necesidad? Una vez que sepas las respuestas de mano de tus clientes, podrás comenzar a pensar en tu nuevo producto o servicio.

No regular la relación con tus socios o futuros socios

Es muy probable que crees tu nueva empresa con familiares y amigos, pero no debes olvidar que se trata de un negocio y que las cosas deben quedar muy claras desde el principio. Por ese motivo, si creas una sociedad es muy aconsejable que elabores un pacto de socios que regule la relación entre los socios existentes, las retribuciones, los puestos en la empresa de cada socio y las condiciones de entrada de nuevos socios.

No conocerte a ti mismo

Parece muy obvio pero muchas veces no nos paramos a pensar cuáles son nuestras fortalezas y nuestras debilidades y, por lo tanto, no pedimos ayuda ni delegamos tareas. Antes de empezar a emprender realiza una reflexión sobre las habilidades que tienes y las habilidades que no tienes o que necesitas completar, esto te ayudará a tener más confianza y seguridad.

No formarte

Ten en cuenta que el emprendimiento supone tener conocimientos en muchos ámbitos como la gestión de empresas, el marketing, las ventas, los recursos humanos, los temas financieros, los temas fiscales. Como consecuencia de lo anterior, antes de comenzar tu actividad recaba toda la información posible y fórmate en los aspectos que necesites.

Pide ayuda

No es necesario ni conveniente que hagas tú solo todo, sino que debes aprender dos cosas muy importantes: la primera, es decir que no. Si algo no te interesa o te va a generar mucho trabajo por poco dinero no lo hagas. La segunda es pedir ayuda o delegar tareas que no sea imprescindible que hagas tú.

No estar preparado para un éxito muy rápido

Aunque parezca mentira muchos emprendedores mueren de éxito, es decir, su idea o proyecto tiene un éxito inesperado en poco tiempo y como no son capaces de afrontar las consecuencias de ese éxito la empresa desaparece. Siempre debes tener un plan B para estos casos, de forma que si ocurre sepas cómo actuar. 

Consultoría laboral externa: cómo saber si llegó el momento de contar con una

 

 

 

 

 

La necesidad de asesoría laboral externa es un punto de inflexión en el proceso de crecimiento de las PYMES al que se llega antes o después… Identificar ese momento en que se hace indispensable la asesoría laboral externa es importante para no sucumbir al trabajo administrativo ingente que conllevan los recursos humanos en la empresa y para no perder talento por falta de una buena gestión del “capital humano”.

Lo cierto es que gestionar los recursos humanos de la empresa es una tarea árdua que precisa de apoyo externo en las pequeñas y medianas empresas…

La gestión de los RRHH en el ámbito de la empresa es un compendio de tareas administrativas y acciones estratégicas muy exigentes que absorbe mucho tiempo. En las empresas pequeñas y medianas, esta gestión suele ser asumida por el propietario o gerente de la empresa con apoyo del departamento de administración.

Pero cuando la empresa crece, es importante entender que ya no bastan las prácticas antiguas, a menudo faltas de recursos tecnológicos y humanos, para llevar la gestión de los RRHH de forma eficaz. Si identificas tu empresa con lo que hemos expuesto, sin duda ha llegado el momento de contratar una asesoría laboral.

Gestionar personas: cómo hacerlo de forma efectiva e innovadora con una asesoría laboral externa

Las empresas precisan de una gestión eficiente de los Recursos Humanos por dos razones: por un lado, para realizar las tareas administrativas (que no suponen un valor añadido, pero que son necesarias) y, por otro, para implantar las acciones estratégicas ideales para aprovechar el capital humano y retener el talento (y con ello mejorar la productividad).

Obviamente, la vieja gestoría que prestaba apoyo en este campo puede haberse quedado también desfasada para un negocio que crece y necesita esa pata de la empresa que es el “capital humano”.

Una solución integral para gestionar los recursos humanos debe necesariamente incluir las siguientes áreas: nóminas y administración de personal; portal del emplead@; formación continua; selección y evaluación.

5 cosas que consigues con una gestión eficiente de los recursos humanos

  1. Optimizar los tiempos.
  2. Mejorar la comunicación con los empleados.
  3. Aprovechar el capital humano.
  4. Cumplir con el plan de formación que establecen algunos convenios colectivos.
  5. Estandarizar los procesos de evaluación.

La profesionalización de la empresa familiar en particular, y de las pymes en general, es un importante hito en su crecimiento. Y ello, inevitablemente, pasa por realizar una modernización de la gestión de recursos humanos, adaptando esta gestión a las nuevas tecnologías, y adoptando otras nuevas tareas clave a nivel estratégico, con una solución integral. Esa gestión debe estar  centralizada en una herramienta todo en uno que permita administrar, comunicarse con la plantilla, detectar necesidades específicas de formación, evaluar y, en definitiva, optimizar nuestro tiempo, lo que actuará en beneficio de todos a muchos niveles.